firma destacada

"El Maltrato Legal en el Siglo XXI"

Fecha: 11/06/2018

Autor: Bittor Arnaiz – Josu Goikoetxea

Cargo: Equipo audiovisuales Agintzari S. Coop.

La infancia es a veces un paraíso perdido.
Pero otras veces es un infierno de mierda.
Mario Benedetti
 
 
Las ideas son balas hoy día y no puedo usar flores por ti.
Silvio Rodriguez

Nos encontramos trabajando desde esta primavera en algo que quizás, en modo rumor, os haya llegado: la realización, por parte de Agintzari, de una película documental sobre la infancia. Más en concreto, pretendemos rodar una reflexión crítica y en tono de denuncia, sobre el modo en el que se realiza el cuidado de los/as menores en la actualidad. Se trata de un trabajo que nos va a ocupar, al menos dos años de esfuerzo, ilusiones y desvelos.
 
La producción del documental se enmarca dentro del compromiso de Agintzari de contribuir al desarrollo social, difundiendo de nuestro conocimiento y saber hacer. Lo haremos, además, de un modo creativo y acorde a los tiempos que corren. Confiamos en que este trabajo audiovisual pueda difundirse ampliamente y ser motivo de reflexión para el gran público.
 
¿Cómo surge la idea? Realmente es algo a lo que le venimos dando vueltas desde hace unos tres años. Conforma la culminación y la salida, de un modo creativo, de varias reflexiones, circunstancias y  frustraciones que guardan relación con el arduo trabajo de la protección a la infancia. Un modo de sublimar, en cierto modo, elementos dolorosos cotidianos del maltrato a los niños/as.
 
En nuestro  día a día nos encontramos con formas sutiles de maltrato que generan sufrimiento e infelicidad en los/as menores. No hablamos de las formas obvias de desprotección (los abusos, la exposición a violencia de pareja, el maltrato físico,  la instrumentalización, etc.) sino a otros modos de maltrato permitidos, e incluso, reforzados culturalmente.
 
Mencionaremos en la película las consecuencias para los menores de depender de padres y madres con dificultades para conciliar su vida familiar y laboral (¿quién no conoce  a padres y madres sin posibilidad, siquiera, de seguir una intervención que beneficiará al menor?), de progenitores con dificultades emocionales, que sufren stress, de parejas en crisis perpetuas, etc…
 
Hablaremos de una crianza sustentada, cada vez más, por una red familiar y social empobrecida e ínfima. Discutiremos sobre las guarderías prematuras, los trastornos del apego, abordaremos la vida de niños/as con jornadas de hasta 11 horas lectivas-formativas…
 
Abriremos el foco de lo más íntimo a lo más macro. Vivimos en una sociedad postmoderna, entregados a un consumo que nos hará ingenuamente felices y que nos condena a necesidades que nos alejan de nuestros hijos/as. Nos centramos en el presente, donde todo es cuestionable y relativo (hasta el modo de crianza). Una sociedad que parece premiar la liberación personal, el desarrollo y el éxito profesional por encima de la familia y las necesidades de los menores. En suma, nuestro mundo está cambiando radicalmente desde los 80 pero queremos mostrar el impacto que ello genera en la infancia (y que perdurará toda la vida). El desarrollo del bebé y de los niños/as no puede depender de una moda o de un tipo de sociedad.
 
Es cierto que, en occidente, se han logrado muchas mejoras sobre los derechos de los/las niños/as, pero en la película queremos plantear algo inquietante y radical sobre la crianza: no todo vale. El modo en el que el niño/a debe ser criado/a, la necesidad de construir un apego seguro con la figura adulta es algo que está grabado a fuego desde la noche de los tiempos, desde hace más de dos millones de años. Las neurociencias describen un modo correcto de crianza (lejos de modas pasajeras o culturales), el cerebro del niño/a precisa de un cerebro adulto que le guíe y regule. No de cualquier modo, reiteramos. No todo vale.
 
Sabemos más que nunca de neurología, de psicología, de las necesidades del/a menor y, sin embargo, nos empeñamos en obviarlo. ¿Por qué? Bien por desconocimiento, por autoengaño,  por egoísmo o por necesidad. De fondo, el mensaje de la película es que, algunos de los problemas de la sociedad occidental, ciertas enfermedades y trastornos y gran parte de la  violencia, tienen su origen, en gran medida, en el modelo de crianza imperante.
 
El estado español, ocupa el desgraciado tercer puesto mundial en medicación psiquiátrica de menores con problemas emocionales. Es evidente y patético que se fomente drogar legalmente a un menor porque resulta más económico (que no más eficaz) que tratar la raíz de sus dificultades. Es pavoroso el papel de las multinacionales farmacéuticas en la epidemia de TDAH (¿Alguno de vosotros/as conoce a un menor con TDAH que viva en un medio rural, en una aldea?). Miedo da pensar por qué las estadísticas de atención en salud mental infanto-juvenil crecen exponencialmente. ¿Es ello producto de un gen defectuoso, de cambios en la alimentación o generados por el modo de vida y de crianza?
 
El mensaje de la película es que si no reflexionamos y actuamos, seremos engullidos por la rueda de una sociedad individualista y egoísta que nos seduce con la idea de que el bienestar material nos dará la felicidad. Nuestra motivación es lanzar un mensaje contracultural y humanista, generar un debate, promover el cambio: sólo los peces muertos siguen la corriente.
 
El documental tratará de mostrar cómo los primeros años de nuestra vida son absolutamente vitales, conforman los cimientos del resto de nuestra existencia. Si queremos crear una sociedad mejor, debemos abordar la crianza de otro modo que el que ofrece la postmodernidad.
 
Para que un documental adquiera tal categoría, y no se limite a un mero reportaje periodístico, debe contar una historia imbricada en el mensaje de fondo. Será una sorpresa que no puede ni debe ser revelada, sólo resta esperar un par de años.
 
Este trabajo es una tarea colectiva de Agintzari, nos implica al final a todos. Damos las gracias a quienes, desde “la cumbre” tuvieron la valentía de aprobar este proyecto, a Twobaskos por la paciencia que habrán de mostrar, al equipo de proyecto de audiovisuales por sus horas, a los asesores/as que opinarán del guion definitivo y a los/las menores, que son quienes más nos han enseñado sobre la infancia. Es una gran responsabilidad y estamos honrados por ello.
 
 
Bittor Arnaiz – Josu Goikoetxea
Equipo audiovisuales Agintzari S. Coop.

Comentarios

Deja tu comentario


Otros artículos